Bitcoin, la Blockchain y las criptomonedas.

Todo arranca con el protocolo desarrollado por Satoshi Nakamoto, el misterioso creador de bitcoin, la criptomoneda con la que se alumbró la tecnología blockchain en el 2009.

Blockchain es un libro de cuentas, una enorme base de datos, en la que se van apuntando todo tipo de transacciones.

Todo funciona por consenso de las partes, y no se puede borrar ni modificar el pasado, ni tampoco operar fuera de las normas que se ha dado la propia red.

En las criptomonedas hay dos figuras clave.

Los nodos.

Ese papel lo puede desempeñar quien lo desee y cuente con una mínima capacidad computacional.

Los nodos mantienen copias constantemente actualizadas de ese enorme libro de cuentas. Están ahí por altruismo o por conocer mejor la tecnología y así poder desarrollar aplicaciones sobre ella.

Los nodos son importantes, pero la clave está en un subgrupo dentro de los nodos:

los mineros.

Los mineros son los que realizan en sí las operaciones, las que vigilan los nodos.

Los mineros trabajan 24 horas al día, siete días a la semana, para resolver problemas informáticos a cambio de una retribución en bitcoins, los bitcoins que extraen según el ritmo de emisión de la criptomoneda que determinó Nakamoto.

Todas las operaciones que se realizan en la red se van agrupando en bloques (blocks en inglés), y para validarlas los mineros deben encontrar una clave informática llamada hash. Se trata de fórmulas matemáticas que sintetizan en muy pocos caracteres una gran cantidad de información. No hay dos hash iguales, y no se pueden modificar.

Cada bloque cuenta con un hash nuevo y con el hash del bloque inmediatamente anterior, como una especie de sello de lacre.

Todo va enlazado, de ahí la partícula chain, cadena en inglés.

Cada vez que un minero encuentra un hash válido (debe reunir una serie de condiciones), se lleva, tras la comprobación de al menos el 51% de los mineros, una aportación económica. Así la cadena de bloques se actualiza constantemente, quedando los libros actualizados en los nodos.

Otra de las propiedades de Bitcoin es que el número máximo de monedas que se pueden crear está definido: 21 millones de Bitcoin. Esto es así porque el creador de Bitcoin decidió crear una moneda deflacionaria, como el oro.

Si algo es escaso de forma natural es más probable que tenga valor. Si se pudiera crear Bitcoin de forma indefinida y descontrolada, no tendría valor (o sería de forma muy temporal). Si se limita su creación se aumenta la probabilidad de que este bien, siendo escaso, logre tener valor.

¿Cuándo se alcanzará el límite de los 21 millones de Bitcoin?

El algoritmo de creación de Bitcoin es complicado y el ritmo de generación de nuevos Bitcoin en el proceso de minado va haciéndose más lento según pasa el tiempo.

A día de hoy han minado ya unos 17 millones de Bitcoin, lo que es un 81% del valor final. Se estima que para 2030 se habrán minado un 99% de los Bitcoin, pero como el ritmo de producción será más bajo no será hasta aproximadamente 2140 cuando se mine el último Bitcoin.

Sin embargo, en la práctica en algún momento entre 2030 y 2140 la rentabilidad del minado será muy baja si lo miramos desde el punto de vista de los Bitcoin que aparecen de la nada para recompensar al minero. Por tanto, estaremos en una situación en la que podríamos decir que se ha alcanzado el límite, aunque todavía de forma fortuita habrá algún premiado.

Las monedas tienen que cumplir tres funciones:

La de permitir almacenar valor, realizar intercambios y transacciones, y referenciar objetos. Referenciar quiere decir que se puede utilizar de referencia de valor, como cuando dices el precio de tu teléfono para que el resto podamos hacernos una idea de su valor.

Según estos criterios, no podemos decir que las criptomonedas sean monedas de verdad porque no cumplen estas tres propiedades. La que más se cumple es la de almacenamiento de valor, como si fuera un oro virtual. Pero como medio de intercambio no se acepta en demasiados sitios, y como su valor está cambiando constantemente tampoco sirve como referencia. Las criptomonedas no serán monedas de verdad hasta que no se cumplan estas tres propiedades.

Pero el Blockchain también se puede utilizar para crear otros tipos de representación de valor. Es lo que se conocen como Tokens. Estos pueden ser criptomonedas, pero también lo que se conocen como tokens de utilidad, que son básicamente los que puedes usar dentro de un ecosistema para participar en un servicio o utilidad. Un ejemplo son los casinos, donde compras sus propios tokens o fichas que luego puedes utilizar en sus máquinas y restaurantes.

 

 

¿Qué riesgos tiene?

El riesgo principal a la hora de invertir y comerciar con criptomonedas es la volatilidad de los mercados actuales.

Tampoco hay que olvidar los riesgos de seguridad que hay en torno a los monederos digitales, así como el hecho de que el valor de las criptomonedas puede fluctuar enormemente, con repentinos picos y caídas, dependiendo de multitud de sucesos a escala global.

¿Qué es un monedero digital?

Los monederos digitales funcionan exactamente del mismo modo que un monedero físico: sirve para guardar criptomonedas, solo que está digitalizado mediante códigos y también te permite guardar otros archivos.

La mayoría de los monederos digitales funcionan mediante tecnología de cadenas de bloques, vienen en forma de aplicaciones para móviles y funcionan de un modo similar a la banca digital actual, pero sin la necesidad de un organismo centralizado que lo controle, en este caso un banco.

Existen dos tipos principales de monederos digitales: un tipo son los monederos en frío, que no se almacenan en la red, sino en una dirección única de criptomonedas que vinculas a otra dirección única, tu monedero digital, y que puedes almacenar en un disco duro sin conexión.

También existen monederos calientes (que se usan en línea por ejemplo a través de internet) que se emplean para comerciar, para la compraventa; un monedero en línea.

Ambos tipos de monederos tienen sus riesgos, ya que los monederos calientes suelen ser más susceptibles de robo digital, pero también se han perdido monederos en frío porque los han tirado sin querer o porque se ha estropeado el dispositivo.

 

Valor actual Bitcoin:

 

¡Comparte este artículo con tus contactos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *